Vida saludable una decisión personal

Categories EditorialPosted on Format Imagen

Hacer Deporte una Decisión personal.

He sido amante de la vida deportiva por las últimas tres décadas de mi vida, incursione en diversas disciplinas, algunas me arroparon y me quede ahí, otras las adopte con menor intensidad, pero Correr me atrapo por siempre.

Fui madre a los 37 años, y en unos cuantos años estaré casi llegando a lo que llaman la tercera edad.

El panorama de la edad no me preocupa, lo que me ocupa es el hecho de poder conservarme en las mejores condiciones físicas y mentales para poder compartir calidad de vida con mi hijo el mayor tiempo posible

Es como entendí que cada persona tiene diferentes prioridades en la vida, pero una de ellas debería ser el cuidado de la salud.

Y es así como fui una defensora obsesiva, (lo reconozco) de la vida deportiva de tal forma que me costó algunos topes de pared aprender que cuidarse a uno mismo es una Decisión personal.

Hace un año murió un buen amigo mío, contemporáneo, un hombre inteligente en cuanto al trabajo se refería, con un humor negro en ocasiones y sin empacho en decir lo que pensaba.

Este hombre inteligente, tenía un sobrepeso, que ya le había llevado a desarrollar la diabetes años atrás, sin embargo, comía con singular alegría sin tener ninguna preocupación, alguna vez intercambiamos opinión, cuando yo decía que debía cuidarse él decía que yo podía morir de un ataque cardiaco en cualquier maratón o entrenamiento.

Es cierto existe esa posibilidad, en el medio maratón de la ciudad de Mexico celebrado en 2018 murieron dos corredores de más de 50 años de edad, y en Mexico el 73% de la población adulta padece sobrepeso u obesidad

Las estadísticas dicen que es una cuestión cultural y que tiene que ver con el poder adquisitivo de las cosas, pareciera que es más barato comer chatarra que comer sano, ya que el dinero no alcanza para esto, ¿pero realmente será cierto?

Yo creo que es una mezcla de factores de dinero, cultural y social, para ser franca creo que nunca he visto en una esquina de cualquier ciudad en la que he estado, pidiendo dinero a alguien con sobrepeso.

La actividad física no se trata de salir mañana y correr 10 kilómetros o un maratón, se trata de dar el primer paso en cualquier actividad física. A mi correr es la actividad que primero me atrapo, la más barata que existe, solo debes poner unos tenis y salir, tu pista no tiene límites, no hay requisitos de edad, sexo o condición, tener una vida saludable es tan importante como cuidar el hogar, ver a los hijos, el trabajo etc.

Hay un ejemplo que siempre cuento y me encanta, es eso que pasa cuando tomas un avión y viene el sobrecargo a dar las instrucciones y recomendaciones del vuelo, siempre dicen que si existe una despresurización en la cabina las mascarillas de oxígeno caerán, en caso de que viajes con un menor o una persona que requiera de tu atención deberás poner PRIMERO tu mascarilla y después colocársela al menor, ¡Eso es todo!

No podemos pretender que nuestro entorno, la familia, los hijos, la pareja, el trabajo esté bien, si primero no estamos bien nosotros.

La actividad física y la vida saludable no es una cuestión de vanidad, no deberíamos tener miedo porque tenemos 50, 60 o más años de empezar a hacer ejercicio y cuidarnos, leer la palabra envejecer, puede producirnos miedo o angustia, porque esa palabra hace referencia a la perdida de vitalidad y energía.

El envejecimiento es un proceso natural de la vida que no podemos evitar y que si bien, representa muchos cambios físicos y mentales, no significa que sea mala.

¡Nunca es tarde para empezar a cuidarse y hacer deporte! Así que no te preocupes si ya has cumplido los 50 y, digamos, no te has cuidado mucho los últimos años, el tiempo no se puede recuperar, pero puedes conseguir sentirte mejor contigo mismo Que no te desanime quien te diga que empezar a hacer ejercicio cuando uno tiene 50 es una pérdida de tiempo. Piénsalo que es una forma de “ahorrar”, cuanto más hagas por tu salud hoy, más rendimientos tendrás en el futuro.

Te invito a dedicarte 20 minutos para ti, empezar por caminar, a un paso en el que te sientas cómoda, por lo menos tres veces a la semana, y compárte que te pareció y como te sentiste.

Vale la pena recordar que:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *